Dictamen 191/1993 - Tomo: 207 Página: 517
Procuración del Tesoro de la Nación (PTN)
23 de Diciembre de 1993
Expediente: 408.571-89
Número Dictamen: R00191
Procurador: Fernando García Pulles (Sub Procurador)
SUMARIO

1. La cancelación de la residencia por parte del órgano migratorio es de carácter facultativo y no obligatorio, y como al momento del pedido de la segunda radicación la primera aún se mantenía en vigencia, resulta nulo el otorgamiento de la segunda radicación permanente del peticionante.

2. La resolución que otorgó la segunda radicación al peticionante debe ser considerada como un acto administrativo irregular, pues fue emitido careciendo de caus, debido a que el causante poseía la radicación permanente otorgada en la primera oportunidad, la cual se encontraba en vigencia.

3. Es nulo el acto administrativo que desconoce arbitrariamente la situación de hecho existente o que pretende fundarse en circunstancias de hecho que no han tenido lugar.

4. La estabilidad de los actos administrativos no impide su revocación por obra del propio órgano que lo expidió en casos de evidente ilegitimidad de aquéllos.

5. La revocación del acto administrativo en el caso de que adolezca de vicio que la haga procedente, es una obligación de la administración, debiendo imperar en el procedimiento administrativo como principio cardinal el de la legalidad objetiva y el de la verdad material por oposición a la formal.

6. El principio de estabilidad del acto administrativo regular, que hubieran hecho nacer derechos subjetivos a favor de los administrados establece como una de las excepciones a la regla la inmutabilidad en sede administrativa de dicho acto, el supuesto de que el interesado hubiere conocido el vicio. Tal excepción es aplicable al acto nulo irregular, contemplado en el artículo 17 de la ley 19549 y con mayor razón que respecto al meramente anulable, dada la menor estabilidad de aquél.

7. Si la revocación se produce por razones de ilegitimidad, sus efectos se reproducen extunc, con relación al pasado, o sea desde la fecha de emanación del acto viciado. Ello es así porque este tipo de revocación tiene efectos declarativos.

8. Es regla de interpretación de las leyes dar pleno efecto a la intención del legislador, computando la totalidad de sus preceptos de manera que armonicen con el ordenamiento jurídico restante y con los principios y garantías de la Constitución Nacional.

9. El dictamen jurídico no puede constituir una relación de antecedentes, ni una colección de afirmaciones dogmáticas, sino el análisis exhaustivo y profundo de una situación jurídica determinada, efectuada a la luz de las normas vigentes y de los principios generales que las informan, a efectos de recomendar conductas acordes con la justicia y el interés legítimo de quien formula la consulta.

10. Al invocar una providencia como fundamento del dictado de otra, resulta indudable que al perde efecto ésta última, desaparece la causa jurídica que justificó el dictado de la primera, configurándose de ese modo uno de los presupuestos que autorizan a declarar la nulidad de la misma.
TEMAS

Radicación de extranjeros, causa del acto administrativo, estabilidad del acto administrativo, revocación del acto administrativo, nulidad del acto administrativo, interpretación de la ley, voluntad del legislador, dictamen jurídico