Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Argentina)
Resolución ENRE 0651/1999. (no publicada en B.O.) , miércoles 12 de mayo de 1999, 6 p.

Citas Legales : Resolución AU 0579/1999, Resolución ENRE 1745/1998, Resolución ENRE 1745/1998 - artículo 02, Resolución ENRE 1745/1998 - artículo 04, Resolución ENRE 1745/1998 - artículo 05, Ley 24.065 - artículo 56 incisos a); b) y s), Ley 24.065 - artículo 40, Contrato de concesión (Edesur S.A.) - artículo 25 inciso e), Contrato de concesión (Edesur S.A.) - artículo 25 inciso u)

Expediente Citado : ENRE 01676/1995, ENRE 02026/1996, ENRE 03019/1996, ENRE 03892/1997, ENRE 03870/1997, ENRE 04825/1998, ENRE 05208/1998, ENRE 05544/1998



BUENOS AIRES, 12 DE MAYO DE 1999

    VISTO: Los Expedientes ENRE Nº 1676/95, ENRE Nº 2026/96, ENRE Nº 3019/96, ENRE Nº 3892/97, ENRE Nº 3870/97, ENRE Nº 4825/98, ENRE Nº 5208/98, y ENRE Nº 5544/98; el Reclamo N° 75021 y las Resoluciones AU N° 579/99 y ENRE N° 1745/98, y

    CONSIDERANDO:

    Que “EDESUR S.A.” ha presentado un Recurso de Reconsideración y Alzada en subsidio contra las Resoluciones ENRE N° 1745/98 y AU N° 579/99;

    Que “EDESUR S.A.” objeta que la Resolución N° 1745/98 –de la cual la Resolución AU N° 579/99 resulta un acto de aplicación-, “modifica la letra y el espíritu del Contrato de Concesión” al disponer en su Artículo 4 que corresponderá a las Distribuidoras soportar íntegramente las inversiones en la red, asociadas a un cambio de tensión solicitado por un usuario o Gran Usuario, comprendidos en la Tarifa N°3 (T3-Grandes Demandas) o la Tarifa por el Servicio de Peaje respectivamente, con una potencia que se sitúe dentro de los límites definidos en el Artículo 1 de la Resolución recurrida, y cuando el mismo se produzca entre tensiones normalizadas;

    Que “EDESUR S.A.”, manifiesta que el ENTE NACIONAL REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD “en esta ocasión y sin una razón que lo justifique modifica arbitrariamente su criterio anterior, aduciendo que los cambios de tensión a que se refiere el inciso e) del Artículo 25 del Contrato de Concesión, son los que se producen como consecuencia del pasaje de niveles de tensión no normalizados (3x220 V, 6,5 kV, 6,7 kV, 27,5 kV o corriente continua) a tensiones normalizadas”, y que “desde nuestra óptica, esa interpretación es errónea y carece de sustento, por cuanto no hay en el inciso e) ningún elemento que haga suponer que el último párrafo del mismo se refiere solamente al cambio de tensiones no normalizadas a normalizadas”;

    Que al respecto debe destacarse que fueron las propias empresas Distribuidoras las que solicitaron el establecimiento de una relación entre la potencia demandada por un usuario de la Tarifa N°3 (Grandes Demandas) o de la Tarifa por el Servicio de Peaje, y la tensión a que debe estar conectado, las que entendieron que la “letra escrita” del régimen tarifario ”presenta ambigüedades, ya que no deja en claro las condiciones que deben reunir los clientes para ser conectados en baja, media o alta tensión”, y que “este vacío reglamentario deberá solucionarse mediante el dictado de normas de acceso a los distintos niveles de tensión, en concordancia con el cuadro tarifario vigente” (Expte. Nº 2026/96, fojas1/2);

    Que, sin embargo, contrariamente a la consideración de “ambigüedad” o “vacío reglamentario“, que se le asigna al hecho de haber omitido el establecimiento en el Contrato de Concesión, de una relación entre la potencia y la tensión a conectarse, “EDESUR S.A.” afirma que la “letra escrita” y “el espíritu de la norma” correspondiente al inciso e) del Artículo 25 del mencionado Contrato son claros en cuanto a su alcance, y que esta nueva interpretación que hace el ENTE NACIONAL REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD es “arbitraria y contraria a las normas de la Concesión”;

    Que como consecuencia de las solicitudes de las Distribuidoras en el sentido de establecer la relación arriba mencionada, y del creciente número de controversias que se planteaban entre éstas y usuarios encuadrados en la Tarifa N° 3 o en la Tarifa de Servicio de Peaje, el ENTE NACIONAL REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD entendió que debía revisarse la problemática de los cambios de tensión, mediante un análisis que contemplase todos los elementos involucrados en la misma;

    Que el mencionado inciso e) del Artículo 25 del contrato de concesión de “EDESUR S.A.” establece que la Distribuidora deberá “suministrar energía eléctrica a las tensiones de 3 x 380/220 V; 13.2 KV; 33KV; 132KV; 220 KV o en cualquier otra acordada con el ENTE en el futuro”, que, “en cuanto a los suministros existentes a las tensiones de 3 x 220 V; 6.5 KV; 6.7 KV o 27.5 KV y en corriente continua, los mismos no serán ampliados y serán sustituidos por suministros a las tensiones de 3 x 380/220 V; 13.2 KV; 33 KV; 132 KV o en cualquier otra acordada con el ENTE en el futuro, en cuanto ello sea factible. LA DISTRIBUIDORA podrá suministrar energía eléctrica a cualquier otra tensión diferente de las tensiones de 3 x 380/220 V; 13.2 KV; 33 KV; 132 KV o en cualquier otra acordada con el ENTE en el futuro, cuando así lo conviniere con los USUARIOS, previa aprobación del ENTE.”; finalmente establece que “los gastos de la nueva conexión, modificación o sustitución del equipamiento eléctrico realizados como consecuencia del cambio de una tensión a otra, por iniciativa de LA DISTRIBUIDORA deberán ser soportados íntegramente por la misma; si el cambio se efectuara a solicitud del USUARIO este deberá soportar tales gastos.”;

    Que respecto del alcance de las previsiones establecidas en este artículo del Contrato de Concesión, de conformidad con la revisión mencionada, el ENTE NACIONAL REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD concluyó que cuando se habla de "nueva conexión, modificación o sustitución del equipamiento eléctrico realizados como consecuencia del cambio de una tensión a otra" se está haciendo referencia a aquellas tensiones "fuera de uso", que no serán ampliadas, y serán sustituidas "en cuanto ello sea factible";

    Que, en efecto, dada la existencia de este último condicionante de factibilidad, resulta coherente que si la iniciativa del cambio la adopta la Distribuidora sea ella quien asuma los costos de la operación, y, si lo pide el usuario, que sea él quien cubra dichos gastos;

    Que, por el contrario, si se asume la hipótesis de “EDESUR S.A.” respecto a que este último párrafo del inciso arriba citado se refiere a todo cambio de tensión, y no exclusivamente entre las tensiones “fuera de uso” y la tensiones normalizadas, se manifiesta una incoherencia en el razonamiento si se analiza el supuesto que sea la Distribuidora la que toma la iniciativa de cambiar la tensión de suministro entre tensiones normalizadas, e imponer de esta manera al usuario una tensión distinta a aquélla en la que está recibiendo el suministro;

    Que resulta obvio que la Distribuidora no tiene derecho a imponer a un usuario que está siendo abastecido en una tensión, el cambio a una tensión superior, y obligar en consecuencia a dicho usuario a hacerse cargo de su propia transformación, y tener que destinar además una parte de sus instalaciones a dicha finalidad;

    Que, igualmente, la Distribuidora no puede unilateralmente modificar la tensión de un usuario hacia las tensiones inferiores, sin el consentimiento de este último y/o la autorización del ENTE NACIONAL REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD, debido a que una acción de esta naturaleza constituiría un abuso de posición dominante en el mercado, y en consecuencia, una violación del inciso u) del Artículo 25 del Contrato de Concesión de “EDESUR S.A.”;

    Que sobre la base de lo expuesto, es de claridad meridiana que el inciso e), al menos con respecto a iniciativas originadas en la Distribuidora, no es de aplicación a los cambios entre tensiones normalizadas, puesto que ésta no puede unilateralmente modificar la tensión de un usuario, dentro de este conjunto de tensiones, ni hacia las tensiones superiores, ni hacia las tensiones inferiores;

    Que “EDESUR S.A.” aduce que la interpretación que hace el ENTE NACIONAL REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD del inciso e) del Artículo 25 en la recurrida Resolución ocasiona un perjuicio a la Distribuidora que “debe asumir costos que antes estaban a cargo del cliente, y que no están contemplados en el cálculo de tarifas”;

    Que, asimismo, afirma que “de esta forma se generan costos hundidos por cuanto las obras dedicadas al cliente para abastecerlo en un determinado nivel de tensión dejarían de tener utilidad al cambiarlo a una tensión superior”;

    Que, por otra parte, la misma manifiesta que “la opción de continuar el suministro en la tensión actual y cambiarlo de tarifa, que se prevé en el Artículo 5 de la Resolución, traería aparejado un reconocimiento insuficiente de los costos asociados a la prestación, además de producirse una discordancia normativa” por “la posibilidad de disociar el nivel de tensión de suministro de la tarifa que se aplique”;

    Que en tal sentido, “EDESUR S.A.” indica una supuesta contradicción entre el considerando N° 12 y la parte dispositiva de la Resolución recurrida, cuando expresa que esta última “produce un efecto contrario al buscado a través de su dictado, no cumpliendo con los objetivos de racionalidad en las inversiones que se enuncian en sus considerandos, además de provocar un importante quebranto económico para la Distribuidora”;

    Que finalmente, “EDESUR S.A.” manifiesta que la Resolución recurrida “promueve la especulación de parte de los clientes, pues trae aparejada una sobrecontratación de potencia que derivará en un sobredimensionamiento de las redes, contrario a los conceptos de racionalidad en la inversión y correcta asignación de Recursos que se proclaman los considerandos de la Resolución como objetivos de la misma.”;

    Que el efecto que provoca el usuario que solicita un cambio de tensión, en cuanto deja "impaga" una parte de la red en el nivel de tensión en la que era atendido, no difiere del que provoca un usuario que finiquita el suministro, y esa merma en la recaudación no podría ser cubierto por los mecanismos regulatorios, por lo que forma parte del riesgo empresario;

    Que las indivisibilidades inherentes al desarrollo de la red de distribución impiden un ajuste continuo de la capacidad de sus inversiones a la evolución de las demandas locales, por lo que el establecimiento en un régimen tarifario de “lo que está contemplado” en términos de adecuación de infraestructura a las necesidades del servicio planteadas por la misma demanda, debe entenderse como un proceso de aproximaciones sucesivas y permanentes en grandes agregados;

    Que, en estas condiciones, el crecimiento de la demanda y la adecuación de la red para satisfacer ese aumento, constituyen por definición un problema dinámico, y ninguna situación intermedia puede tomarse como definitiva y por ello generadora de desequilibrios;

    Que la preocupación en torno a una subutilización de las redes de un nivel de tensión con motivo del pase de usuarios al nivel de tensión superior no tiene sustento sólido como generalización, en particular luego del establecimiento de módulos de potencia que obedecen a un óptimo técnico – económico, como los adoptados en la Resolución recurrida;

    Que, por ejemplo, si la red estuviera en el punto de saturación -por caso- un usuario que pasa a un nivel superior podría liberar una parte del potencial de uso de la red en el nivel inferior y evitar así la necesidad de una inversión inmediata; o contribuir a mejorar la calidad en la prestación del servicio;

    Que en consecuencia, se concluye que si al momento de iniciar la concesión existía una determinada estructura de la demanda, e incluso que si al diseñar la tarifa se hubiese previsto un posible sendero de expansión, adoptando determinados supuestos sobre su comportamiento, tales hipótesis no pueden ser interpretadas de una manera rígida;

    Que, en todo caso, estas posibles “desviaciones” de la realidad respecto de las hipótesis adoptadas al licitar las concesiones, forman parte del riesgo empresario que asumieron quienes compitieron por ellas y resultaron adjudicatarios;

    Que como criterio general, este ENTE NACIONAL REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD entiende que es el servicio (incluida su infraestructura) quien debe adecuarse a los requerimientos que plantea la realidad de la demanda, y para eso -entre otras previsiones- está contemplado que al fin de cada período tarifario se revisarán las tarifas que regirán en el próximo;

    Que en este contexto, es la razonable rentabilidad a proveer por la tarifa, en los términos de lo previsto en el artículo 40 de la Ley Nº 24065, lo que debe primar como criterio fundamental, y además ésta debe ser entendida como el resultado acumulado de sucesivos ejercicios dentro del horizonte fijado como período tarifario;

    Que sólo si las consecuencias resultaran manifiestamente perturbadoras del equilibrio necesario para la continuidad de los contratos podría pensarse en introducir modificaciones a las reglas del juego;

    Que es importante señalar que tanto “EDENOR S.A.” como “EDESUR S.A.” reconocen que hasta ahora no se han producido situaciones que impliquen un riesgo cierto para la ecuación económico-financiera de sus respectivas concesiones;

    Que no existen indicios de que la pretendida merma en los ingresos, que estarían sufriendo las Distribuidoras con motivo de las migraciones de tensión, asuma una magnitud que justifique la modificación del criterio adoptado en la recurrida Resolución;

    Que el ENTE NACIONAL REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD entendió que era necesario introducir un criterio de asignación del nivel de tensión en función de la potencia que ordene las solicitudes de cambio de tensión;

    Que los módulos de potencia mínimos para las distintas tensiones normalizadas establecidos en la Resolución recurrida, tienen como objetivo evitar discrepancias irracionales entre las potencias contratadas y las potencias “naturales” que podrían proveerse con la inversiones necesarias para acceder a un determinado nivel de tensión, condición imprescindible para permitir un adecuado recupero de estas últimas por parte de la Distribuidora;

    Que la meta fundamental que primó en el dictado de dicha Resolución es la de compatibilizar el derecho del usuario individualmente considerado a solicitar el suministro en las condiciones que estime convenientes a su interés –que “EDESUR S.A.” omite reconocer en su presentación-, con un principio de racionalidad y optimización de inversiones en expansión, tal como se expresa en el considerando N° 13 de la misma;

    Que en este sentido, la opción de la Distribuidora de seguir suministrando el servicio a los usuarios que soliciten un cambio de tensión, en la actual tensión, pero cobrando la tarifa correspondiente a la tensión superior, debe entenderse como una aplazamiento de las inversiones necesarias para realizar dicho cambio de tensión, y no como una disociación entre el nivel de tensión de suministro y la asignación de costos por nivel de tensión que se retribuye en la tarifa, puesto que al ser una prerrogativa de la Distribuidora –siempre y cuando el usuario no requiera el cambio de tensión por cuestiones de índole tecnológica, caso contemplado en el artículo 2 de la Resolución recurrida-, ésta evaluará, en función del grado de saturación de las instalaciones involucradas y de otros factores como condiciones técnicas, financieras, etc., la realización de la inversión al momento de la solicitud de cambio de tensión, o postergarla hasta que la misma sea necesaria o conveniente;

    Que el mencionado aplazamiento tiene claramente el efecto de evitar inversiones innecesarias, o al menos postergar su realización hasta que las mismas adquieran necesidad, de acuerdo al principio aludido en el considerando N° 12 de la Resolución recurrida;

    Que la afirmación de “EDESUR S.A.” de la presunta “conducta especulativa” a asumir por los usuarios que promovería la Resolución recurrida, no puede más que entenderse como una especulación por parte de la Distribuidora desconociendo los derechos de los usuarios de elegir y comprar en el nivel de tensión que consideren necesario y conveniente para su suministro, dentro de un marco de racionalidad;

    Que, de acuerdo a lo expuesto, corresponde rechazar el Recurso de Reconsideración interpuesto por “EDESUR S.A.” contra las Resoluciones ENRE 1745/98 y AU N° 579/99;

    Que el Directorio del ENTE NACIONAL REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD se encuentra facultado para el dictado del presente acto en virtud de lo establecido en el artículo 56 incisos. a), b), y s) de la Ley N° 24.065;

    Por ello:

    EL DIRECTORIO DEL ENTE NACIONAL
    REGULADOR DE LA ELECTRICIDAD
    RESUELVE:

    ARTICULO 1.- Rechazar el Recurso de Reconsideración interpuesto por la firma “EDESUR S.A.” contra las Resoluciones ENRE Nº 1745/98 y AU N° 579/99.

    ARTICULO 2.- Notifíquese a “EDESUR S.A.” y elévense las actuaciones a la SECRETARIA DE ENERGIA, a los efectos de la tramitación del Recurso de Alzada en subsidio interpuesto por “EDESUR S.A.”, así como para la tramitación del Recurso de Alzada interpuesto por “QUÍMICA DEL NORTE S.A.” en el Expediente ENRE N° 3019/96.

    ARTICULO 3.- Regístrese, comuníquese y archívese.
    RESOLUCION ENRE Nº 651/99
    ACTA Nº 461
    Daniel Muguerza,
    Vocal Tercero.-
    Juan Carlos Derobertis,
    Vocal Segundo.-
    Ester Beatriz Fandiño,
    Vocal Primera.-
    Alberto Enrique Devoto,
    Vicepresidente.
    Juan Antonio Legisa,
    Presidente.

    Citas legales:Resolución ENRE 1745/1998 Biblioteca
    Ley 24.065 - artículo 40 Biblioteca
    Ley 24.065 - artículo 56 Biblioteca
    Contrato de concesión Biblioteca